First Educate the Child!

First Educate the Child!

Una de las cosas que más me gustó de leer Your Health, de Joseph Pilates es que le dedicaba un capítulo a l@s niñ@s.

Por aquel entonces mi hijo tenía menos de un año y era nueva en todo lo que tenía relación con la infancia. Tras esta lectura, consiguió despertar un interés en mí y en las futuras generaciones en el campo de la salud y la actividad física.b11e0f408fdb66fc157d70cd5dc3add1[1]

Comencé a fijarme en l@s niñ@s de todas las edades y sus movimientos, pensaba si eran mejorables y si les podría ayudar de alguna forma mediante el Pilates o cualquier otra disciplina… y fue entonces cuando decidí que aportaría mi granito de arena a est@s niñ@s haciéndoles responsables de su salud, de su movimiento y de sus posturas corporales.

Joseph escribió su perspectiva sobre los niños en 1934. Afortunadamente algunas cosas han cambiado, otras siguen igual, y otras han empeorado. Se necesita más tiempo para dedicarle al cuerpo, y no tanto a memorizar contenidos que dan en las escuelas. Un@ niñ@ necesita moverse para pensar y si les plantamos tantas horas en las clases sentados y después no compensamos esas horas con ejercicio físico, no les estamos haciendo ningún bien.

Os recomiendo la lectura. La he traducido (ya que el libro sólo está en inglés y para algunas personas el idioma es un impedimento). He intentando mantener la máxima lógica en la lectura y en sus expresiones y espero que os sirva y ayude.

 

¡Primero eduquemos a los niñ@s!

En la infancia, los hábitos se forman fácilmente- los buenos y los malos. ¿Por qué no entonces concentrarse en la formación de sólo los buenos hábitos? Así evitaremos la necesidad más tarde en la vida adulta de tratar de corregir los malos hábitos sustituyéndolos de nuevo por buenos hábitos. Esto muchas veces es tarea difícil, incluso cuando el esfuerzo físico es acompañado por esfuerzos mentales igualmente extenuantes.

Por lo tanto, es de suma importancia que el/la niñ@ pueda conocer los grandes principios de equilibrio de cuerpo y mente. En otras palabras, el desarrollo adecuado del cuerpo y la mente a través de la ciencia de la “Contrología” es lo que se debe enseñar a l@s niñ@.

En términos generales los métodos de cultivo físicos empleados en nuestra escuela hoy pueden recurrir a los laicos uniformados. Aquel que no tiene un conocimiento de la materia de educación física diría que es divertido. En mi opinión (Joseph), que tengo esos conocimientos, veo que los esfuerzos que se emplean en las escuelas en la materia física son en vano (puesto que los métodos utilizados son incompletos y sin un fin en sí mismo).

En el aula y en el gimnasio por igual, hay siempre hacinamiento o está mal ventilado, y vemos a niñ@s que ejercen unos pocos minutos al día de educación física como cuestión de rutina.

Pocos niños entienden la importancia de estos movimientos insignificantes de sus brazos, piernas y cuerpo, y sólo hay unos pocos ejercicios con vigor.

La gran mayoría ejercita mecánicamente y sin concentración mental – una absoluta pérdida de tiempo y esfuerzo. Tales conexiones mentales ejercen falsas concepciones y conclusiones en la vida adulta altamente perjudiciales para el bienestar último del niño adulto.

Antes de que cualquier beneficio real puede derivarse de ejercicios físicos, primero hay que aprender a respirar adecuadamente– esta es la función de todo-.

Requiere instrucción individual, no sólo con el precepto sino con el ejemplo.

Es totalmente insuficiente decirle al individuo inhalar y exhalar. Aprender a respirar correctamente es realmente más difícil y es un logro que el promedio de personas que no saben se den cuenta. Por otra parte, hay relativamente pocos maestros que entienden el arte de la respiración correcta y que son capaces de instruir a otros.

“Cuida de tu cuerpo”, una frase que se predica mucho pero en realidad, la gente no entiende que es el correcto cuidado del cuerpo.

Uno oye constantemente las expresiones “ponte rect@” y “hombros hacia atrás”. Bien,  en el esfuerzo de tirar los hombros hacia atrás el individuo ahueca la espalda demasiado (como un arco) y obliga a los omóplatos a colocarse contra su columna vertebral, y lo más dañino de todo es que sobresale el estómago.

Estas instrucciones que no son naturales y además sin beneficio son peligrosas para la salud, que es de importancia primordial.

Lo que realmente se desea, no es el tiro hacia atrás de los hombros, como se indica anteriormente, sino más bien el dibujo simultáneo en el estómago y el lanzamiento del pecho.

El/La niñ@ (desinformados en general) al estar de pie, con las manos en los bolsillos, protruyen el abdomen, sus hombros se inclinan hacia adelante con las piernas demasiado atrás, bloquean articulaciones y los pies se colocan en el ángulo equivocado… Con estas posturas l@s niñ@s no están siendo beneficiad@s. Desde luego no son propicias para la formación de buenos hábitos y además son responsables del arqueo de piernas, rodillas bloqueadas y más tarde y en consecuencia, de pies planos.

Debemos ir al niñ@ en  primera instancia y enseñarle la diferencia entre lo correcto y lo perjudicial porque naturalmente, evitarán lo que está mal y seguirán lo que es correcto. En particular, en el asunto de la respiración, la instrucción temprana es de vital importancia.

En su condición normal (natural), los niños no necesitan el estímulo de ejercicio artificial. Desafortunadamente algunos niños han nacido viviendo bajo la influencia de elementos artificiales (mesas, sillas, coches, bicicletas) y requieren un curso especial de entrenamiento mental con el fin de que puedan controlar conscientemente sus movimientos corporales hasta que los buenos hábitos formados se convierten en actos de rutina subconscientes.

La primera lección es la de la respiración correcta.

A los niños se les debe enseñar cómo tomar largas respiraciones profundas, suficientes para ampliar la capacidad de la parte superior del pecho. Ellos deben ser instruidos adecuadamente en cómo dibujar el abdomen dentro y fuera al mismo tiempo, contener la respiración por un corto tiempo. Entonces también deben aprender correctamente a desinflar los pulmones de manera correcta en la exhalación.

Desinflar adecuadamente los pulmones es un arte en sí mismo, y este último paso en la respiración correcta es lo menos entendido. Por regla general, rara vez o nunca, se enseña correctamente a menos que el individuo sea entrenado en privado por uno que entienda de lo que realmente se está tratando.

Corregir los ejercicios de respiración bajo el dominio del control mental, indudablemente va más dirigido hacia la prevención de la tuberculosis, así como al logro y el mantenimiento de los máximos estándares de salud, que todos los otros remedios combinados.

Los pulmones no pueden ser completamente desinflados a la primera sin un esfuerzo considerable. Con perseverancia los resultados deseados se puede lograr y con el aumento del poder, gradual y progresivamente se desarrollan los pulmones a su máxima capacidad. Realmente esto hace que el pecho sea utilizado como un “globo” y al mismo tiempo, el aire se expande prácticamente a cada  músculo de todo el sistema para que los músculos se pongan en juego. Por lo tanto la postura del niño será entonces la normal (natural).

La ley del ejercicio natural se opone por completo a la idea de no buscar el desarrollo simétrico del cuerpo, a no ser que uno esté realmente interesado en hacerlo.

Por ejemplo, el lado izquierdo del cuerpo no debe ser desarrollado si el lado derecho del cuerpo está totalmente descuidado.

La ley de ejercicios naturales reconoce como fundamental movimientos recíprocos en el desarrollo normal del cuerpo.

Por ejemplo, si una serie de movimientos naturales se hace para un número definido de flexiones hacia delante, entonces esta serie debe repetirse por un número definido de curvas hacia atrás y así sucesivamente.

“Endurecimiento” del cuerpo es otra consideración muy importante en la materia del desarrollo adecuado y normal (natural).

La ropa correcta juega un papel de liderazgo en este sentido. Los niños, si se les deja  seguir sus propias inclinaciones naturales, sin restricciones, no dudarán en desecharse de las prendas innecesarias.

Cuanto más activ@s están en actividades al aire libre de recreación física, menos necesidad hay de ropa innecesaria. Los niños rara vez, o nunca, contraen resfriados en tales circunstancias, pero en el momento en que estas actividades cesan, la naturaleza les incita a buscar la protección de la ropa necesaria para evitar escalofríos.978fb11caf5f45a3a5ed8e8d9926ea0e[1]

Los niños deben ser autorizados a jugar al aire libre, independientemente de las condiciones climáticas normales, salvo las tormentas y días severamente fríos, debido a que el aire libre es un tónico natural que fortalece su cuerpo de manera natural y “endurece” en consecuencia.

Si el niño llega a casa del juego y se queja de sentir un escalofrío, o frío, se le debe dar una buena ducha de agua caliente y fría y, después de un poco de descanso, enviarle de nuevo a reunirse con sus compañeros de juego de manera que su cuerpo puede llegar a estar gradual y progresivamente acostumbrado a su régimen natural.

Muchos son los pecados cometidos por personas desinformadas en el seguimiento de las teorías y métodos falsos para lograr este resultado altamente deseable. Cuanto más natural y sencillo sea el método, mejor.

La experiencia nos ha enseñado que es parte de la sabiduría practicar desde muy temprano en la vida, la exposición del joven cuerpo desnudo del niño al aire y al sol tanto como sea posible. No hay restricciones, deben jugar en la naturaleza siempre y cuando su indulgencia no indica peligro para la salud y la vida.

Gran parte del bienestar del niño depende de la limpieza de la piel. El agua debe ser utilizada libremente. Los baños calientes de ducha deben ir seguidos de temperatura gradualmente más fría y más fría hasta que el agua está muy fría, para así tener un efecto más beneficioso y estimulante, sobre todo cuando el cuerpo está enérgicamente masajeado(al principio) con un cepillo suave. Más adelante se cambiaría para uno más duro.

El jabón debe utilizarse sólo ocasionalmente cuando el cuerpo está cubierto de sudor. En todos los demás casos, el cepillo de masaje responde a tal finalidad. Este sistema de tratamiento de la piel  es responsable de esta textura suave para el mantenimiento del resplandor rosado mediante la eliminación de todo el residuo de jabón presentado en los poros de la piel. Así se abren los poros, permitiendo de este modo que éstos funcionen de forma natural y eliminar la causa de los resfriados.

Los niños también se les debe enseñar al lavarse o tomar un baño colocando un poco de agua en la palma de una mano y mientras mantiene una fosa nasal cerrada con la otra, se aspira este agua en la fosa nasal libre expulsando por ambas fosas nasales ligeramente y repitiendo en el otro orificio nasal.

En este sentido si se permite que el agua entre en la garganta y sea expulsada por  la boca, la garganta y la boca se limpian y se mantienen en una condición saludable y gradualmente se inmuniza contra la enfermedad. Estas son sugerencias simples, si se siguen correctamente se  impedirían la mayoría, si no todas nuestros dolencias de nariz, boca y oído.

Capítulo 8, First educate the child.

Your health, Joseph Pilates

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
×